Todo Sobre la Arqueología Paisaje piramidal - Todo Sobre la Arqueología Banner

Siquem


Siquem – La Antigua Ciudad
La antigua ciudad de Siquem, situada entre las montañas Ebal y Gerzim, cerca del Nablus actual, data aproximadamente del 2000 a.C. Debido a que el lugar está ahora en la Cisjordania pocos visitantes vienen a ver este sitio impresionante, y desafortunadamente ha sido descuidado y maltratado. La antigua ciudad en Tel Balatah fue una ciudad cananea mencionada en varios documentos antiguos, y eventualmente se convirtió en la primera capital del Reino del Norte de Israel. Los Textos de Execración egipcios del siglo XIX a.C. mencionan varias ciudades cananeas, incluyendo a Siquem, corroborando su antigua existencia, también afirmada por las narrativas Patriarcales en Génesis 12 y 33.

Siquem fue también el lugar de la Batalla de Sekmem, alrededor del año 1870 a.C., entre los egipcios, al mando de Senusret III, y los cananeos. Según los registros egipcios fue una victoria egipcia, aunque los historiadores no están seguros en cuanto a lo decisivo de la victoria. Siquem es mencionada de nuevo como una ciudad vasalla cananea en las cartas de Amarna.


Siquem – Los relatos del Génesis
El libro del Génesis registra que tanto Abram como Jacob visitaron Siquem en diferentes momentos de la historia. Entre estas visitas, Siquem aparentemente creció y se desarrolló sustancialmente. En Génesis 12:6, cuando Abraham visita Siquem, es llamado un lugar, pero cuando Jacob regresa allí en Génesis 33:18, alrededor del año 1700 a.C., es llamada una ciudad. El texto sugiere una transición de una sociedad nómada a una sociedad más sedentaria a medida que avanza la Edad de Bronce, lo cual demuestra la arqueología.

En la conquista inicial, aparentemente los israelitas nunca tuvieron que conquistar a Siquem, como se evidencia por la ausencia total de referencias en el libro de Josué de una batalla con el pueblo, o con el rey de Siquem. Durante el período de los Jueces, el pueblo de Siquem adoraba a dioses cananeos, y el texto sugiere que los cananeos y los israelitas vivían en la ciudad y en sus proximidades. Una de las Cartas de Amarna dice que Labaya, quien es mencionado en otra de las Cartas de Amarna como líder del área de Siquem, entregó el territorio que gobernaba a los habiru. "Milkilu y...los hijos de Lab'ayu...han dado la tierra del rey a los habiru" (EA 287). Los gobernantes de Siquem son acusados de esto en otras oportunidades (EA 246, 254, 289). Los israelitas son vistos reuniéndose entre el Monte Ebal y el Monte Gerzim, junto a la ciudad de Siquem, en Josué 8, y más adelante, en Josué 24, todos los israelitas están reunidos en Siquem donde Josué pacta con ellos.

En las cartas de Amarna parece como si Siquem estaba aliado con los habiru contra los otros cananeos. Puede haber habido algún tipo de tratado hecho durante el tiempo de Josué, el cual continuó influenciando la situación durante el tiempo de las Cartas de Amarna.

O, la información en las Cartas de Amarna refleja la situación descrita en el libro de Josué con Siquem. La interpretación de esto dependerá del fechado de las Cartas de Amarna y la conquista israelita.


Siquem – La Piedra Eregida de Josué
La gran "massebah," o piedra eregida delante del templo de Siquem, es considerada por algunos como la piedra del pacto que Josué erigió, delante de la cual los israelitas proclamaron su lealtad a Yahweh después de la exitosa conquista de la Tierra Prometida (Josué 24), ya que esta massebah ha estado en pie por miles de años y todavía se mantiene en pie.

En Jueces 9, la historia de Abimelec contiene varios detalles acerca de la gente y de la ciudad de Siquem. Las referencias al "templo de Baal-berit [señor del pacto]" (Jueces 9:4), "Beth-Milo [casa de Milo/fortaleza] (9:6, 20), "templo de sus dioses" (9:27), "torre [o fortaleza] de Siquem" (9:46, 49) y "templo de El-Berit [dios del pacto]" (9:46), todas parecen estar refiriéndose al mismo gran templo encontrado en la acrópolis de Siquem. Este edificio, una fortaleza-templo, es el templo más grande descubierto hasta ahora en Canaán, y fue construido en el siglo XVII a.C. Continuó siendo utilizado hasta la destrucción de la ciudad, a finales del siglo XII a.C. Jueces 9 dice que en Siquem había un templo, una puerta de la ciudad, y que Abimelec "destruyó la ciudad y esparció sal sobre ella" (Jueces 9:45). En las excavaciones de Siquem encontraron un templo, puertas de ciudad, y una capa de destrucción. La ciudad de la Edad de Hierro I experimentó una destrucción violenta en los tiempos de Abimelec, y los excavadores fechan la destrucción aproximadamente entre los años 1125 y 1100 a.C., coincidiendo con el periodo de tiempo bíblico (hacia el año 1125 a.C.).

Cerca del principio del Reino del Norte de Israel, Jeroboam estableció su primera capital en Siquem. Perteneciente a este período, fue descubierto un gran almacén del gobierno, construido en la parte superior de la fortaleza-templo, y alrededor de la ciudad fue construida una pared de casamata.


Siquem – La Mujer Junto al Pozo
Una caminata de uno o dos minutos desde la acrópolis de Siquem lo llevan hasta el Pozo de Jacob, localizado ahora dentro de la iglesia y monasterio ortodoxo oriental de Bir Ya’qub (Pozo de Jacob). Este sitio es mencionado en Juan 4:5, en donde Jesús encuentra a la mujer samaritana junto al pozo y le dice acerca del agua viva que Él da. Algunos creen que este fue el pozo cavado originalmente por Jacob cuando acampó frente a Siquem. Este campo y pozo nos son mencionados específicamente en el relato del Génesis acerca de Jacob. Aunque actualmente no existe evidencia de que el pozo haya estado allí durante la Edad de Bronce, es confirmado por el Evangelio de Juan y por Eusebio, en el Onomasticon 164, línea 3 (también titulado "Referente a los topónimos en las Sagradas Escrituras"), y la primera iglesia fue construida sobre este lugar en el siglo IV d.C.

¡Aprenda Más!

Cortesía de Tito y nuestros amigos de Drive Thru History. Derechos de autor 2010 - Todos los derechos reservados en el original.



¿Tú qué piensas?
Todos hemos pecado y merecemos el juicio de Dios. Dios, el Padre, envió a Su único Hijo para cumplir ese juicio por aquellos que creen en él. Jesús, el creador y eterno Hijo de Dios, quien vivió una vida sin pecado, nos ama tanto que murió por nuestros pecados, tomando el castigo que merecíamos, fue sepultado, y levantó de la muerte como lo dice la Biblia. Si de verdad crees y confías de corazón en esto, recibe a Jesús como tu Salvador, declarando: "Jesús es Señor," serás salvado del juicio y podrás pasar la eternidad con Dios en el cielo.

¿Cuál es su respuesta?

Sí, hoy he decidido seguir a Jesús

Ya soy seguidor de Jesus

Todavia tengo preguntas





How can I know God




When you die, why should God let you into heaven?


Derechos de Autor © 2002-2019 AllAboutArchaeology.org, Todos los Derechos Reservados